Las comarcas de Sobrarbe y La Ribagorza se localizan en la parte nororiental de la Comunidad Autónoma de Aragón, en la provincia de Huesca. Estas comarcas contiguas ocupan entre ambas una buena parte del sector central de la cordillera de los Pirineos en su vertiente meridional.

El relieve en ambas comarcas presenta una fuerte irregularidad y un carácter en general montañoso (en Sobrarbe y La Ribagorza se localizan algunos de los macizos más elevados de la cordillera pirenaica), aunque con diferencias entre el norte y el sur.
Los únicos glaciares que actualmente persisten en España están en el Pirineo aragonés, y la mayoría en el Sobrarbe y La Ribagorza. Las otras formaciones comunes a ambas comarcas son los valles en forma de “U”, las pedrizas o canchales y los ibones.

Con una altitud media de 866 y 862 metros, respectivamente, tanto el Sobrarbe como La Ribagorza están considerados en su totalidad como zonas de montaña. Las zonas llanas son escasas, correspondiéndose con valles fluviales o depresiones entre montañas.

Estas condiciones topográficas también se plasman en diferentes características climáticas en las zonas norte y sur. La zona norte de ambas comarcas tiene un clima de montaña, con influencia oceánica en la zona occidental y progresiva continentalización a medida que avanzamos hacia el este. Como consecuencia de la altura, observamos una clara gradación térmica de norte a sur, con unas condiciones mucho más templadas en la zona sur (aunque en el Sobrarbe avanzan hacia el norte a través del valle del Cinca) y más frías en la zona norte.

Fotografía: Archivo fotográfico de la Comarca de Sobrarbe. Autor: J. Izeta.